Inicio del Modelado Numérico en el IGP

A fines del año 1998, el IGP logra revolucionar la meteorología en el Perú al implementar un modelo numérico de la atmosféra (PSU/NCAR mesoscale model-MM5 instalado en una ‘Estación de Trabajo’ (también conocido como Workstation: Compaq Server DS20 que alcanzaba los 4 GFLOPS) para la predicción en tiempo real de las condiciones atmosféricas en la región de sudamérica; lo cual permitió brindar al público especializado (nacional e internacional) un nuevo insumo para el pronóstico de hasta tres días de las condiciones atmosféricas (ver Figueroa et al., 1998 para mayor detalles). Asimismo, en el aspecto de la investigación, este nueva herramienta numérica fue usada para responder algunas preguntas científicas (ver Silva y Takahashi (2000)).

A inicios del siglo XXI, gracias a un préstamo del Banco Mundial para un proyecto relacionado con el Estudio del Fenómeno El Niño, el IGP (junto con otras instituciones) logró adquirir estaciones de trabajo de dos tipos con una capacidad de cálculo de 4 y 16 GFLOPS (Compaq Server DS20 y ES40). Estos equipos fueron de utilidad para continuar con la investigación del clima de la atmósfera y océano usando modelos numéricos, así como para mantener una base de datos en tiempo real de información oceánica y atmosférica de estaciones automáticas. Fueron en estas estaciones de trabajo donde se inició el desarrollo de un modelo oceánico lineal de dos dimensiones de la onda Kelvin ecuatorial (Mosquera, 2009; Mosquera et al., 2011; Mosquera 2014), cuyos resultados se usan, hasta la actualidad, como uno de los insumos para el diagnóstico y predicción de la dinámica oceánica relacionada al fenómeno El Niño.

En el 2012, gracias al proyecto de colaboración SPIRALES2012 IRD-IGP y recursos propios, el IGP adquiere una arquitectura computacional tipo cluster para la implementado modelos numéricos paralelizados; es decir que hacen uso del lenguaje de programación en paralelo (interface de programación de aplicaciones – OpenMP - para la programación multiproceso de memoria compartida y la interfaz de paso de mensajes – MPI - para la ejecución de múltiples tareas creados por un único programa) para mejorar la eficiencia de cálculo y tener una mejor descripción de la evolución espacial y temporal del proceso geofísico.

Actualmente, gracias al Convenio de Subvención Nº 101-2014-FONDECYT, el IGP cuenta con el ‘Sistema computacional de Alto Rendimiento para la Simulación de Fluidos Geofísicos’ el cual está dedicado a suplir la necesidad computacional de las actuales investigaciones científicas de alto nivel que se desarrollan en el IGP y, por la comunidad científicas peruana con fines de investigación.